jueves, 22 de septiembre de 2016

25 años sin Tino Casal

En Tudela de veguín, un pequeño pueblo del concejo de Oviedo, en Asturias, entre el gris cemento y el negro carbón, entre la mina y la industria, nació en 1950 el cantante y compositor Tino CasalHoy 22 de septiembre de 2016, se cumplen 25 años de su muerte en un fatídico accidente de tráfico en Madrid.


Artista polifacético, hombre de aspecto extravagante y gran músico con una poderosa voz llena de matices y, en su faceta menos conocida, diseñador, estilista, escultor y pintor imaginativo y habilidoso. Fue un artista transgresor, un adelantado a su tiempo, siempre en continuo cambio, en continua transformación. Se hablaba de él como el Bowie español, ya que tras varios años de estancia en Londres en la década de los setenta, se había empapado del glam-rock y esto hizo que influyera tanto en su estética como en su música introduciendo en España la música que se escuchaba en Europa. La música electrónica, su falsete irrepetible y su estética transgresora le convirtieron en un icono y en una de las figuras clave de la movida madrileña.También fue productor de bandas como Obús, el primer grupo plenamente heavy en España.



Tino Casal ha sido una de las figuras más importantes de la música popular española de todos los tiempos. Su estilo tremendamente personal ha sido reverenciado a la vez que denostado, como les ha pasado a la mayoría de transgresores. Quizás hoy se empieza a hacer justicia a su figura ya que durante mucho tiempo después de su fallecimiento fue olvidado por las discográficas, periodistas musicales y gran parte del público. La aparición de libros, recopilatorios y reedición de sus discos hacen que Tino empiece a estar en el sitio que realmente le corresponde.





Desde muy pequeño comenzó a experimentar con la música y la pintura en un sitio dónde no tenía muchos medios disponibles. Con tan sólo 13 años se desplaza a Oviedo a estudiar arte y ya de paso junto con otros estudiantes forma el conjunto “Los Zafiros Negros” dónde empieza a desarrollar su talento. Sus cualidades como cantante eran increíbles, dotado de unos registros espectaculares para su edad. Ese es el motivo por el que Pedro Bastarrica, batería de “Los Archiduques” el principal conjunto asturiano de rock en la década de 1960, le llame para ser su frontman cuando tenía 17 años. Con este grupo graba varios temas a nivel profesional pero cabe destacar “Lamento de gaitas” dónde la música folk asturiana se mezcla con el mod británico y el soul más americano,y que en el ámbito regional le reportó cierta fama y experiencia.




Su segundo disco, "Etiqueta negra" de 1983, es uno de los mejores de su discografía. Buena muestra de ello es ‘Embrujada’, un tema que alcanzó lo más alto de las listas y que aún suena a menudo. Y que, por cierto, supuso el primer verdadero videoclip moderno de nuestro país, con una ‘mini-película’ que no desmerece al tema.



Su tema más popular quizás sea "Eloise", una versión de un clásico de 1968, que trepó hasta el nº1 de las listas en 1988.



En el proyecto que estamos a punto de empezar para este trimestre, nos empaparemos de la figura de Tino Casal con más profundidad.Sirva esta entrada como nuestro pequeño homenaje a su memoria y a su música. 

Os dejo con esta joya de su último disco, una versión del ‘Killing me softly with this song’ de Roberta Flack, que Casal rebautizó como‘Tal como soy, y de la que tuve el placer de disfrutar en directo.